04/2017 | Tepito cambia al pasar la voz

Tepito cambia al pasar la voz

por Ivonne G Villalon Pérez

Si jalamos parejo, la vida es más chida
Daniel Manrique

PeaceTalk ¿Cómo se construye paz en el Barrio Bravo?El miércoles pasado, algunos colectivos Tepiteños hablaron en el PeaceTalk ¿Cómo construir paz en el Barrio Bravo? de su experiencia en eso de soñar construyendo la paz en este barrio a través de las artes. Todos eran jóvenes. En el barrio, decían, los jóvenes son adultos muy pronto. Contaban también lo complejo que es vivir en un barrio bravo, navegando la frontera entre el estigma, la violencia real y la vitalidad y el talento de la comunidad. Al avanzar la plática eso fue lo que quedó claro: hay una comunidad muy fuerte que no viaja sola. La banda, desde las mamás hasta los otros colectivos, brotó de los asientos al escenario a esta narración de un sueño colectivo.

Había preguntas flotando en el aire: ¿Será que los pinceles y las rimas pueden resignificar un barrio como Tepito? ¿Lograrán vencer a la cultura de violencia que se impone día a día?

Vamos de atrás para adelante.

Él se hace llamar HR y ella Ariana Darklips. Son tepiteños, artistas y muy jóvenes. Al terminar la plática, por fin pueden hacer lo suyo: soltar rimas y rapear. Al verlos corear por un cambio de vida para toda la nación, pienso que HR minutos antes había dicho: “no sólo se trata del show; son las letras, los ideales y generar una conciencia […] es expresar y conectar desde las emociones ㅡlo humano.” En ese instante, ellos son quienes quieren ser y en un lenguaje elegido. Al expresarse, construyen puentes con quien escucha.

Para ellos todo comenzó en los talleres del Colectivo Raperos por la Paz, que buscaba cambiar el barrio a través de la música. Las rimas, el beat y las letras les dijeron que eran buenos para algo distinto a lo que el estigma del barrio les tenía predestinado. Hacia allá van. Hoy forman parte de Radio Tepito Sound System y ella del grupo Efecto Féminas y así pasan la voz como tiempo atrás lo hicieron con ellos.

PeaceTalk ¿Cómo se construye paz en el Barrio Bravo?La otra cara de la moneda es La Escuela de Paz, fundada hace pocos años por Poncho en Los Palomares. Todo empezó barriendo la calle para montar una mesita con papeles y colores. Después sumaron las brochas y las pinturas para crear un mural con La Virgen de Guadalupe, símbolo de fe y cohesión en la colonia. Hoy es una (anti) escuela que abre los sábados con la intención de cambiar la cultura de violencia en los niños con artes y juegos. Lo lúdico aquí es fachada o excusa de algo más profundo: un oído empático, un espacio seguro, sentirse acompañados, tratos no-violentos, la posibilidad de creación y más.

Para ellos todo comenzó mucho antes. Traen el legado de Gandhi y su idea de construcción de paz en el actuar y en el modo de ser. Recuerdan también a Daniel Manrique, aquel heredero desarraigado del muralismo mexicano que cambió los ideales de esa Revolución por la crónica cultural tepiteña y creó “Tepito Arte Acá”. Un escéptico quizás diría que frente a problemas tan arraigados como la violencia, las drogas, las armas o la fayuca una serie de talleres no bastan. Pero en los cantos de Ariana y HR alcanzo a ver uno de esos niños o niñas que cada sábado van a la Escuela de Paz. En la Escuela de Paz veo la idea renovada de los talleres de Daniel Manrique y los ecos de Gandhi.

Más allá de ser modelos replicables, estos proyectos son una inspiración, una provocación, un aliento: en la pedagogía de las artes pasan la voz de la idea que otro destino es posible y abren puertas para descubrirse talentosos. Los efectos más importantes son los más indirectos. Los cambios más profundos llevan mucho tiempo. Tepito cambia al pasar la voz.